Buscador:
      Localidad:       Qué busca:
      Búsqueda:  
    Buñol:

 

HISTORIA
Por su clima, por su tierra, por sus aguas... Buñol ha sido siempre un lugar habitado. Los primeros vestigios que conocemos se remontan a 50.000 años antes de nuestra era.
Probablemente, los íberos vivieron en la Edad del Bronce, o incluso antes, pero es durante la dominación romana (del 132 a.C. al 711 d.C.), cuando se produce el primer asentamiento estable, al que llamaron Bullion (hervidero de aguas) o Balneolum (balneario), y que es el origen del pueblo actual.
Este asentamiento se consolida en la época árabe. Creció y tuvo una cierta autonomía política y administrativa. Los árabes nos trajeron su cultura, hicieron acueductos, muros y pozos, establecieron las bases de la agricultura y, sobre todo, a principios del siglo XIII construyeron el castillo, que más tarde sería ampliado.
La dominación árabe terminó el veintisiete de abril de 1238, cuando Jaime I concedió a uno de sus más leales caballeros, Don Rodrigo de Lizana, los castillos y viñas de Buñol, Monroy y Amacosta, y también los lugares de Atava y Alboraig, aunque la conquista de estos pueblos no acabó hasta 1245.
Estas tierras, por bodas, cesiones, donaciones, compraventas, etc., fueron pasando por sucesivas manos, hasta que en 1425 la familia Mercader, una de las más ricas e influyentes de Valencia, las compraron. Primero fundaron el vínculo y Mayorazgo de la Baronía y Hoya de Buñol, que con Felipe III, se convierte en condado, el tres de mayo de 1604, siendo Don Gaspar Mercader i Carroz el primer Conde de Buñol, y en 1836 pasaron definitivamente a la Corona.
Después de la conquista por Jaime I, la comarca seguía habitada por personas de origen árabe, y por eso, la expulsión de los moriscos en 1609 creó un verdadero trauma, muchos pueblos quedaron desiertos, y entre ellos Buñol fue casi abandonada. La solución fue la repoblación mediante Cartas Pueblas. En 1611 vinieron ochenta y un nuevos pobladores, procedentes de Mallorca; los siguientes pobladores vinieron de Aragón, por eso, toda la comarca habla castellano. En la época moderna, por su situación estratégica y su castillo, Buñol participó en las dos guerras del siglo XIX, primero contra los franceses y después en las guerras carlistas.
A finales de este siglo XIX, se producen una serie de acontecimientos: fin de las guerras carlistas, emancipación del dominio señorial, mejora de las comunicaciones por el Camino Real y por la vía férrea, afianzamiento de la industria papelera y textil, que dan lugar a un fuerte desarrollo económico de la ciudad.
En el siglo XX, Buñol sigue creciendo y duplica su población, la industria cementera sustituye a las tradicionales, la agricultura, aunque fuerte, pierde su preponderancia, y Buñol se convierte en uno de los municipios con más tradición industrial de la provincia de Valencia.
Las perspectivas actuales son favorables, la ciudad sigue teniendo una inmejorable situación geográfica, magníficas comunicaciones, y un esperanzador futuro que pasa por el desarrollo de la industria complementaria y la creación de nuevas zonas industriales, para poder aprovechar con éxito sus abundantes posibilidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Aviso legal - Política de privacidad - Mapa web - Contactar - Hispaweka SL © 2003