Buscador:
      Localidad:       Qué busca:
      Búsqueda:  
    Almansa:

 

ACTIVIDADES TURÍSTICAS: PARAJES RURALES DE INTERÉS
Las cercanías de Almansa ofrecen un amplio recorrido que los turistas no deberían perderse, ya que esta ciudad no es sólo monumental en su casco antiguo sino que también da muestras de interesante arquitectura civil y religiosa en sus alrededores, digna de ser resaltada. Destacamos el Pantano de Almansa, que es uno de los más antiguos de los que se mantienen en servicio en toda España.
Iniciada su construcción en el último cuarto del siglo XVI (1584), tenía una altura inicial de más de 12 metros, un espesor en la base de casi 17 metros y un grosor en su parte superior de tres metros y medio. En la construcción de esta presa se introdujeron algunas innovaciones importantes, como la forma abovedada de la presa que fue un ejemplo imitado en posteriores construcciones como las realizadas en los embalses levantinos de Tibi, Elda o Elche. En el siglo XVIII se realizó un recrecimiento de la presa, dotándola a principios del XX de la torre-botana, para facilitar su desagüe.
Accesible desde la carretera de Montealegre o desde la Autovía Madrid-Alicante, y a una decena de kilómetros de la ciudad, está ubicado el Santuario de Nuestra Señora de Belén, en un paraje con olmedas, pinares y encinas que lo convierten en lugar apropiado para el descanso. Del complejo conjunto formado por Iglesia, Plaza Porticada, albergue, bodegas, huerto, etc., destaca la Iglesia Ermita, levantada en el siglo XVII. De planta rectangular y coro alto en los pies, cuenta con un buen retablo barroco de principios del siglo XVII, dos puertas del mismo estilo y un extraordinario camarín con pinturas al fresco y azulejería valenciana del siglo XVII. Aquí llegan y desde aquí parten las dos multitudinarias y coloristas Romerías que se celebran anualmente en los meses de mayo y septiembre.
Para los amantes de la arquitectura rural, existen buenos ejemplos en desigual estado de conservación. Entre todos, destaca la "Torre Grande", casa de labor con apariencia de castillo, citada ampliamente en documentos históricos y cuyo centro, efectivamente, lo constituye un torreón medieval. Situada al este de la ciudad, tiene a la vista los caminos procedentes de Alicante y Valencia, lo que le confería un singular valor estratégico en una zona de límites entre antiguos reinos.
Cercana a ella, justo a la salida del paso natural que lleva a Valencia, se encuentra la "Venta del Puerto", que es el ejemplo mejor conservado de este tipo de arquitectura del término que son las ventas, que antaño servían de hospedaje a los viajeros que transitaban por la zona."Santa Rosa", en las proximidades de la carretera de Almansa a Montealegre, es un antiguo palacete rural de fachada clasicista, con pilastras, capiteles y frontón en el que se aloja un escudo.
El cuco de los "Garganchines", en la Sierra de Jódar, es la más grande de las edificaciones así denominadas, que fueron construidas tradicionalmente por los pastores o agricultores como refugio ante los fenómenos meteorológicos. Por último, debemos destacar en el paraje de "La Mearrera", junto a la carretera de Yecla, los molinos de agua que durante siglos, y hasta los años cincuenta, se dedicaron a la molienda de cereal utilizando el curso de agua que ha dado lugar a uno de los rincones más frondosos de Almansa.
PARAJES VERDES DE INTERÉS
Se diferencian claramente las zonas de bosque, las húmedas y las esteparias. Las áreas boscosas ocupan casi el 25% de la superficie del término y se mantienen en un excelente estado de conservación debido a que han sufrido una escasa presión humana. En estas zonas habilita el jabalí y el águila real, el lagarto ocelado y la ardilla, el búho real y el erizo. El árbol predominante es el pino, acompañado en el sotobosque y en el monte bajo por romeros, tomillos, aliagas, retamas y coscoja. A destacar, en la Sierra del Mugrón, la presencia de sabinas y especies vegetales endémicas.
La Mearrera y el Pantano, únicas zonas húmedas permanentes, son altamente interesantes. El paraje de la Mearrera lo origina un escaso curso de agua que ha formado a su lado una franja de arbolado típico de ribera donde predominan álamos, olmos, chopos, quejigos y laureles; el mirlo y el sapo común. El Pantano, la mayor extensión de agua de la zona, sirve de descansadero a las aves acuáticas migratorias. Durante una época del año, patos, cigüeñuelas, fochas e incluso garzas se detienen por unos días en él. Ocasionalmente, cuando las lluvias son en especial fuertes, parajes como San Benito, Botas o Sugel se convierten en temporales lagunas de poco fondo en las que se ha llegado a ver, además de las aves mencionadas, alguna manada de flamencos.
El resto del término, dedicado a la explotación agrícola de cereales, está salpicado por las manchas verde-oscuro de las encinas, y sirve de hábitat al conejo, la perdiz, la paloma torcaz, el murciélago, los córvidos o el zorro. Al sur del término municipal, se sitúa una zona esteparia de altísimo interés por ser única como lugar habitual de descanso de aves migratorias protegidas que, en su tránsito entre el norte de Europa y África, deciden pasar aquí el invierno, como las gigantescas avutardas o los más pequeños sisones.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Aviso legal - Política de privacidad - Mapa web - Contactar - Hispaweka SL © 2003